TEMA 11 - EVOLUCIÓN DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA DURANTE EL FRANQUISMO


Introducción

La historiografía española se ha empeñado en subestimar los cambios ocurridos en el 1er 1/3 del s.XX, hasta que los historiadores de la economía calificaron esta época (período anterior a la guerra civil española) como un tiempo de crecimiento progresivo.
Otros historiadores calificaron este tiempo con los rasgos siguientes: urbanización, crecimiento sostenido, industrialización, y sobre todo, un avance significativo en "la mejora de la calificación educativa".

Fruto de estos cambios, se superó la antigua escuela unitaria (un solo maestro para una sola aula repleta de niños de diferentes edades) para dar paso a la escuela graduada (un maestro por aula, con grupos de niños relativamente homogéneos).
Por otra parte, las siguientes cifras hablan por si solas:
- 1900: 63,8% de analfabetismo.
- 1930: 44,3% de analfabetismo.

Pero desgraciadamente, todo este esfuerzo se interrumpió con la guerra civil, y echó por tierra los esfuerzos y avances conseguidos.

1. El franquismo de orientación totalitaria y la educación (1936-1945).

En el mundo occidental siempre ha imperado el carácter teleológico, finalista, de la política. Se concibe a ésta como una actividad sometida a fines, no como un proceso anárquico y desorganizado.
Actualmente, la política se configura como un proceso sometido siempre a diferentes directrices. Este proceso se denomina "orientación política", y caracteriza a un régimen.

La educación nunca ha sido ajena a la "orientación política" de los Estados: la política educativa del Estado está sometida al proceso de orientación política del mismo, y el caso de España no es una excepción.
Aunque el franquismo mostró siempre la misma naturaleza política (dictatorial), su orientación política cambió en varias ocasiones, con el objetivo de sobrevivir como régimen. Todo ello, por supuesto, con sus repercusiones en las políticas educativas.

1.1 La orientación política y la influencia de los fascismos europeos

El franquismo fue un régimen, si no fascista (la Falange Española no fue nunca un partido de masas dueño del Estado), sí una "dictadura fascistizada" que aspiraba a imitar al fascismo italiano y al nacionalsocialismo alemán. Pero con una característica muy singular: el extraordinario papel que jugó la Iglesia.

Otros rasgos que caracterizaron el Estado franquista fueron: antiparlamentarismo, antiliberalismo, partido único, concentración de todos los poderes en el líder político, control absoluto de los medios de comunicación, glorificación carismática del Jefe, exaltación nacionalista...
Todo esto se sustentó en un armazón ideológico que daba firmeza y solidez al Nuevo Estado. Uno de los fines ideológicos que se asignaron al Estado fue la formación del "hombre nuevo", como base fundamental del nuevo régimen político. Como elemento innovador (con respecto a los fascismos europeos), la formación religiosa sería esencial en la formación de este "hombre nuevo".

La pedagogía adoptada fue absolutamente excluyente, unidimensional, autoritaria, jerárquica, disciplinaria, aristocrática.

Conceptos básicos
Dictadura: término proveniente de la Antigua Roma. Poder personal que carece del consentimiento de los gobernados, no sometidos a las leyes. Se opone a la democracia.

Totalitarismo: fenómeno político del s.XX. Máxima exaltación y máxima intervención del Estado en la vida política, económica, social y cultural, en detrimento de la libertad del individuo. El eje es el partido único que dirige el Estado. Ejemplos: regímenes fascistas o comunistas.

Falange Española: fundada en 1933 por Primo de Rivera. Influida por el fascismo italiano, adquirió personalidad propia con el nacionalsindicalismo (intento por convertir el sindicato único en el nervio central de la vida económica y política). 1937, Franco se autoproclama jefe del nuevo partido y la falange pierde influencia política. Así, la Falange se convierte en el Movimiento Nacional, supuesta unión de todas los españoles en los ideales políticos de la España vencedora en la guerra civil.

Nacionalcatolicismo: fenómeno con raíces en el s.XIX español, pero manifestado en la victoria militar del bando nacionalista de la guerra civil. Combinación de la exaltación del sentimiento nacionalista con una concepción fundamentalista de la religión: identificación de la esencia nacional con el catolicismo, Estado confesional católico...

La transmisión de los valores religiosos ocupó una posición preeminente, en lo que hoy llamaríamos una cultura fundamentalista, pretendiendo imponer con carácter absoluto los valores del integrismo católico.
Estas pretensiones de la Iglesia chocarán pronto con la Falange. De hecho, existió siempre una soterrada tensión entre ambas instituciones, al aspirar a lo mismo: al monopolio estatal de la enseñanza. La Falange, con importantes fuerzas anticlericales en su seno, y la Iglesia, con la pretensión de convertirse en la principal agencia social de educación.

Finalmente, la Iglesia saldría victoriosa de este enfrentamiento, marcando la política educativa del primer franquismo. Otros dos aspectos fundamentales de esta época serían:
- El desmantelamiento radical de la obra educativa republicana
- La promulgación de dos leyes (1938 y 1943) para reformar el bachillerato y la universidad, respectivamente.

1.2 Contrarreforma y leyes de educación

El franquismo llevó a cabo una implacable depuración ideológica en la enseñanza, sólo comparable a la "purificación" efectuada por Fernando VII cuando éste pretendió restaurar el absolutismo tras el trienio constitucional.
Esta vez, no sólo se depuró a todo el profesorado, sino que también se introdujeron medidas que afectaron al alumnado, a los libros de texto y a las bibliotecas escolares.

  • Una ley ministerial obligó a los profesores a seguir un curso de orientación profesional para "saturar su espíritu del contenido religioso y patriótico".
  • Los maestros fueron objeto de especial persecución, y ni siquiera los alumnos de magisterio se libraron, ya que otra orden ministerial exigió que, para reanudar sus estudios tras la guerra, presentaran un informe de las autoridades militares, civiles y eclesiásticas que acreditaran su buena conducta.
  • Se ordenó la destrucción o retiro físico de miles de libros.
  • La ley del 1938 reformó la enseñanza secundaria, convirtiéndola en un nivel elitista de la educación, antesala a la universidad, e instrumento seleccionador de las nuevas clases directoras desde edades tan tempranas como los 10 años.
  • Se separaron las funciones docente y examinadora, favoreciendo la privatización de la enseñanza (los centros privados dejaron de tener tribunales de examen, facilitando la afluencia de alumnos a este tipo de centros). Así, se entregaba la enseñanza secundaria a la Iglesia, que controlaba la práctica totalidad de los colegios privados.
  • La ley universitaria de 1943 estableció:
    - Sindicación obligatoria para los alumnos en el Sindicato Español Universitario.
    - Militancia obligatoria para los rectores en Falange Española.
    - Designación de los órganos de gobierno de la universidad por la jerarquía de mando.
    - Obligación de la universidad de ajustarse a la moral católica.

2. Franquismo, nacionalcatolicismo y educación (1945-1959)

  • Ostracismo político: según Payne, período que se abre en 1945, cuando se derrota a los fascismos europeos. El franquismo sufre, durante esta época, un duro bloqueo:
    - retirada de embajadores europeos y estadounidense.
    - exclusión del plan Marshall.
    - presión de la oposición en el exilio.
    Para hacer frente a esta situación, el franquismo toma medidas simbólicas de desfascistización (abolición del saludo romano, reforma de la enseñanza primaria para situar al nacionalcatolicismo en el primerísimo plano...).

Este primer giro estratégico del franquismo, el paso del nacionalsindicalismo al nacionalcatolicismo, produce ciertas consecuencias:
- la religión desplazará la idea de "raza" o "sangre" del fascismo originario, identificándose cada vez más la españolidad con la catolicidad.
- triunfo del catolicismo político, con presencia de las autoridades eclesiásticas en todas las altas instituciones del régimen.

A partir del 1945, igualmente, se inicia un proceso orientado a la "democracia orgánica" (lo que los expertos califican como una pantalla retórica para pasar del totalitarismo inicial al autoritarismo político).

En educación, la pugna entre Falange e Iglesia se inclina definitivamente hacia esta última, con la ley de educación primaria de 1945. Esta ley supuso el triunfo del principio de subsidiariedad: política que condenaba al Estado a una inhibición casi absoluta en educación.
Según este principio, la educación será una función que deban asumir el individuo, la familia, los grupos sociales o la Iglesia, pero no el Estado. Teniendo en cuenta que la población no podía, en general, permitirse asumir tal responsabilidad, este principio significaba, en realidad, la cesión casi exclusiva de la educación a la Iglesia.
Uno de los principios inspiradores de esta ley era, cómo no, el religioso: "La escuela española ha de ser ante todo católica". Igualmente, establecía una nueva tipología de escuelas:
- escuelas públicas
- escuelas privadas
- escuelas de la Iglesia

2.1 La política educativa de Ruiz Giménez

El período de 1951-1956 se considera la primera apertura del régimen (aunque frustrada). Esta apertura se dió por obra de Joaquín Ruiz Giménez, ministro de Educación.

El objetivo era sustituir una política de uniformidad cultural basada en el nacionalcatolicismo, por otra más permeable a mentalidades y tendencias europeas y modernas. Se buscaba una síntesis entre los ideales del Movimiento y un catolicismo más abierto.

Por ello, se toman varias medidas:
  • El nacionalismo exaltado se mitiga.
  • Se introducen criterios pedagógicos y técnicos más modernos.
  • Se sientan las bases para una futura política de construcciones escolares.
  • Se rebaja el autoritarismo de la ley universitaria de 1943.
  • Se promulga una ley de enseñanza secundaria
    Se trata de paliar un "flujo excesivo" de alumnos a la enseñanza superior mediante la reducción del "exceso" de estudiantes en el nivel secundario.
    En 1953 se crea la Ley de Ordenación de la Enseñanza Media, para dividir el bachillerato tradicional de 7 cursos, en dos partes: el bachillerato elemental, de 4 años, y el bachillerato superior, de 3 años, seguido de un curso preparatorio para la universidad ("curso preuniversitario"). Esta ley generalizó la educación hasta los 14 años, lo cual, junto al gran despegue económico, subió las cifras de matrícula en el bachillerato elemental de forma significativa.
  • Aparece la Ley de Formación Profesional Industrial en 1955, como un intento de comprometer a la industria con una formación profesional más moderna. Trataba, además, de formar el personal cualificado necesario para responder a las futuras demandas de la industrialización.

A pesar de todo esto, aún estamos en una etapa de estancamiento de la enseñanza pública, algo que pueden ilustrar los dos datos siguientes:
  1. Entre 1939 y 1951 apenas se crearon escuelas públicas de primaria. En 1956, el déficit escolar podía cifrarse en 1.680.000 puestos escolares (necesidad de 40.000 aulas más para la demanda de escolarización existente).
  2. Entre septiembre y octubre de 1937, se clausuraron 52 institutos nacionales. En 1939 había sólo 113 institutos, y 120 en 1960: 20 años para crear 7 institutos!!!



3. Dictadura tecnocrática y educación (1959-1975)

El franquismo entró en una grave crisis a partir del 1956, que se tradujo en un giro hacia una economía más libre y un predominio de los aspectos técnicos y económicos sobre los políticos.
Aquí termina el 1er franquismo (1959) y se abre un período de desarrollo económico que simboliza la modernización de las viejas estructuras económicas.
Un grupo de técnicos ligados al Opus Dei liderará el proceso, confiando en valores como la eficiencia, la productividad, la libre empresa...

Tecnocracia: Gobierno de los técnicos. Idea de que debe suprimirse la política porque las sociedades modernas, tan complejas, necesitan soluciones dadas por expertos. La tecnocracia como aspiración prevalece en el mundo occidental, pero olvida que las decisiones importantes son siempre políticas, y que sólo en democracia es posible el control de los gobernantes mediante el voto, la opinión ública, el parlamento, etc.

En realidad, en España se estaba dando una colisión ya conocida entre dos fuerzas: el conservadurismo tradicional y el falangismo, los políticos del Movimiento y los nuevos técnicos.
De cualquier modo, en 1959 España se abre a un proceso de industrialización y urbanización, con un ritmo de crecimiento sólo superado por Japón. Emigración laboral a países desarrollados, migración a las ciudades, inversiones extranjeras, turismo exterior... son consecuencias de todo esto.
Aunque también se dieron consecuencias negativas:
- una nueva clase obrera que comenzó a presentar batalla en la industria (huelgas)
- aparición de nuevas formas de vida religiosas lejanas a ese catolicismo integrista
- agitación política permanente en las universidades....

3.1 La política educativa de Lora Tamayo

Lora Tamayo, ministro de Educación desde 1962 a 1968, realizó una política centrada en la necesidad de modernizar la enseñanza primaria.

La ley de 1964 amplió la escolaridad obligatoria a los 14 años, para poder suministrar una mano de obra con mayor preparación cultural.

A partir de entonces, la política de construcciones escolares va a tener un soporte institucional permanente, facilitando el paso de 1970, en el que se resolvería el déficit centenario de puestos escolares.

Dicha ley de 1964 se completó en el '65 con otra, la ley de reforma de la enseñanza primaria, con una novedad fundamental: la elevación del nivel de exigencia para el ingreso a magisterio. Esta medida sentaba las bases a la profesionalización del cuerpo docente, mejoraba la calidad de la enseñanza y, sobre todo, olvidaba el principio de subsidiariedad de la ley de 1945, ya que se proclama que "el Estado creará y mantendrá el número suficiente de puestos escolares". Se restablece así, el deber del Estado en el problema de la educación pública.

La ley de enseñanza secundaria de 1967, por otra parte, unificó el primer ciclo de la enseñanza media, desapareciendo el bachillerato laboral elemental del '49 y preparando el terreno a Villar Palasí y su ley de 1970.

3.2 La ley Villar de 1970

Desde 1857 hasta 1970 hubo en España múltiples reformas, pero sólo dos fueron profundas: la ley Moyano (1857) y la ley Villar (1970).

Sin embargo, cuando Villar accedió a la cartera de Educación, sólo pretendía hacer una reforma universitaria, a raíz de la convulsión que sufría (al ser la auténtica vanguardia intelectual de la oposición política). Pero, poco después, el ministro cambió su visión: el problema era, en realidad, la situación real de la educación española. Era preciso modernizarla.

La reforma de 1970 tuvo como mejores logros:

  • La implantación de una formación común de 8 años de duración (la Educación General Básica -EGB-), abierta a toda la población escolar.
  • La situación de la cuestión de la educación en el orden de prioridades de los gobiernos.

La reforma del bachillerato, sin embargo, no tuvo éxito, ni tampoco la formación profesional. De igual modo, la reforma de la enseñanza universitaria fue un fracaso, porque se quiso resolver un problema político con soluciones técnicas.

La reforma de 1970 fue un intento por modernizar el régimen mediante medidas que pudieran responder a los retos del cambio económico, social y cultural de los años '60.
Aunque no se alcanzaran todos los ambiciosos objetivos propuestos, se modernizó el sistema educativo español, aunque siempre con reformas "desde arriba", sin participación.

En cualquier caso, esta reforma llegó en el "ocaso del régimen" (término acuñado por Payne). Todos estos intentos de reforma traslucían algo más grave; se intentaba hacer frente a una crisis de régimen. Las contradicciones eran evidentes:
- España era un país católico en el que la Iglesia condenaba al régimen.
- Prohibía las huelgas y éstas se producían por miles.
- Era un estado antiliberal buscando legitimidad democrática.


Mines Rivero